Christophe Claret

Suscripción al boletín de noticias

Noticias

X-TREM-1 La máxima expresión en relojería, por Christophe Claret

X-TREM-1 La máxima expresión en relojería, por Christophe Claret

Ávido estudioso de la historia, Christophe Claret consideró que sería un ejercicio interesante fabricar la caja del X-TREM-1 – el modelo más innovador y contemporáneo de su colección – con acero damasceno producido usando métodos ancestrales.

Tradicionalmente, el acero damasceno se produce ensamblando, capa a capa, dos tipos diferentes de acero inoxidable. Luego de una serie de pasos sucesivos de forja y doblez, el resultado es un trozo de metal que puede estar conformado por varios centenares de capas. Esta aleación, de altísima calidad y de elaboración extremadamente técnica, posee excelentes propiedades: estructura homogénea, altísima pureza del material, y una resistencia extrema a la corrosión y los golpes. Para este modelo X-TREM-1, los grados de acero utilizados son 316L y 304L. La dificultad radicó en introducir oro o laca en el acero damasquino para la indicación de tiempo, y el segundo desafío consistió en maquinar la caja a partir de este material, que es sumamente resistente.

El X-TREM-1, primer modelo de una nueva generación de relojes excepcionales, constituye toda una proeza técnica y estética: un tourbillon volante inclinado a 30°, montado sobre una platina tridimensional curveada de titanio, dotado de un sistema de presentación retrógrada de horas y minutos que difiere radicalmente de las normas convencionales de la relojería. Dos diminutas esferas ahuecadas de acero, aisladas dentro de tubos de zafiro colocados a la izquierda y a la derecha de la carrura, se mueven como por arte de magia, sin conexión mecánica alguna, gracias a campos magnéticos.

Añadir un comentario